A hombros de un GIGANTE

Total visitas: 1290 Visitas hoy: 1
4.2
(5)

Somos valencianistas: una elección del corazón, un patrimonio legado de nuestros padres, un sentimiento de pertenencia a nuestro Valencia C.F. que nos aporta una identidad única.

Nuestros son los éxitos, los fracasos y la grandeza de nuestra historia.

Este sentimiento de pertenencia es definido como «un sentimiento de arraigo e identificación de un individuo con un grupo o con un ambiente determinado». Maslow (1954), psicólogo humanista, que planteó la Teoría de la Pirámide de las Necesidades Humanas, colocaba la necesidad de pertenencia a un grupo como la segunda necesidad humana más importante, después de las necesidades fisiológicas.

No puedo entender como inversores especuladores compran la mayoría accionarial de un equipo de fútbol y creen que han comprado “todo un Club de fútbol” sin tener en consideración a su masa social. Gestionándolo al margen de su afición y en nuestro caso, aún mucho más grave, porque lo gestionan en “contra” de su afición.

Aún no se ha desarrollado una contabilidad que integre en sus balances estas variables tan fabulosas: la afición de un Club de fútbol, el sentimiento de pertenencia, el respeto a su historia, a sus leyendas, el legado que dejaremos a nuestros hijos.

Por esto un Club de fútbol no es una empresa, y no se puede gestionar como tal.

Más trágica es nuestra experiencia, porque Peter Lim no es un empresario con la vanidad de quien quiere hacer una gran empresa que asume riesgos (incluyendo su patrimonio) ni tiene un proyecto. Es mucho peor. Es un inversor especulador que gestiona un Club de fútbol en contra de su afición.

Él sólo tiene una empresa con proyecto de viabilidad. Esta empresa se llama Peter Lim y todas las demás empresas que compra y vende son usadas, retorcidas y ordeñadas en beneficio de esta única empresa.

Los valencianistas estamos viviendo el peor momento de nuestra historia, la lista de agravios, siendo muy dolorosa, no es lo peor. Lo peor es la incertidumbre de qué va a ocurrir.

Tenemos el límite salarial más bajo de toda la liga que sólo evidencia la grave situación económica: la situación real de causa de disolución.  Con una ampliación de capital en el horizonte, que no supone una entrada real de dinero en caja, sólo le sirve a él mismo (a la empresa Peter Lim) para asegurarse el cobro de sus préstamos a costa de disminuir el porcentaje de participación de los pequeños accionistas en la sociedad. Lo que supone que en la práctica nos está cobrando a los pequeños accionistas sus préstamos (tomen nota los del “ponlos tú”).

Muchas circunstancias adversas han beneficiado y dilatado  esta desgraciada situación. Las mentiras que contaron en la ya denominada “Venta de la Vergüenza”. Mentiras a sabiendas que nos mentían. Adormecieron a nuestra afición, hasta el espejismo de la Copa del Rey de Marcelino y de Parejo y de Rodrigo Moreno… y más.

Que con las posteriores decisiones tomadas por los gestores del Valencia evidenció sus verdaderas intenciones. Lo único que ha quedado del único ejercicio que el Valencia arroja un saldo positivo tanto económico como deportivo es que el Sr. Presidente Anil Murthy se subió el sueldo de una forma fabulosa, según manifestaron sus abogados, justificado por los éxitos deportivos y que se sepa aún no se lo ha bajado.

Los intereses económicos, los periodistas agradecidos a Meriton, algunos personajes que surgieron que intentaron catalizar a la afición en beneficio propio, a una parte de la afición (cada vez menos) que se empeñan en minusvalorar los graves problemas económicos, las ofensas a nuestra historia, a nuestra afición, los ataques a las peñas, a los pequeños accionistas etc. etc. y se conforman con que el Valencia no pierda en casa contra el Rayo. Realmente creo que estos aficionados no han desarrollado ese sentimiento de pertenencia.

Pero sobre todo lo que ha faltado a nuestra afición para exigir dignidad, respeto y una gestión responsable, es un líder. Un Gigante en quien creer, que nos proteja, que nos defienda, que nos dé amparo y nos guíe. Capaz de aunar al Valencianismo, porque el Valencianismo no son sólo los 35.000 aficionados que vamos a Mestalla. El Valencianismo es una familia de más de 200.000 simpatizantes

Ese gigante está creciendo muy rápido. Cuatro amigos en Twitter hace apenas 15 meses creyeron que había que hacer algo y fundaron LIBERTAD VCF. Sólo la circunstancia del fútbol a puerta cerrada ha provocado un crecimiento más lento al principio. Pero hoy Libertad crece a la velocidad de la luz. Novecientos socios integramos hoy la Asociación Libertad VCF y somos ambiciosos. Queremos muchos más socios. Si podemos ser 50.000 será mucho mejor que 30.000.

Mestalla ya ha visto lo que somos capaces de hacer con 900 socios. Soñar un futuro mejor es posible.

Con un funcionamiento absolutamente democrático y transparente, tenemos incluso creada la figura  del invitado. Para que cualquier persona que nos quiera conocer antes de asociarse pueda asistir a nuestra asamblea mensual en calidad de invitado: con voz, pero sin voto. Nos podrá conocer y decidir si quiere asociarse. Ser socio sólo tiene un coste de 12 €/año  y los trabajos que se realizan, que son muchos,  son siempre voluntarios.

Isaac Newton dijo “ SI QUIERO VER MAS LEJOS SUBIRÉ A LOS HOMBROS DE UN GIGANTE”.

Una gigantesca asociación de Valencianistas puede ofrecer un futuro a nuestro club. Un futuro digno.

POR LA DIGNIDAD DEL VALENCIA C.F.  SOÑAR SIN LÍMITES; YOUR BUSINESS OUR FEELING.          

Asóciate a Libertad VCF

 

Vicente Quirós.

Te ha gustado este post?

Ayuda al autor votando este artículo

Calificación media 4.2 / 5. Número de votos: 5

De momento no hay votos. Se el primero en votar!

Denunciar este artículo

2 comentarios en “A hombros de un GIGANTE

  1. Muy grande! Que bien escrito!
    Enhorabuena.
    Lo único que le faltaría es algún enlace al final para el que quiera darse de alta saber cómo lo puede hacer.
    😉
    Me parece perfecto lo de las asambleas abiertas.
    Tal vez las podríais grabar en vídeo y subirlas por tener una transparencia total.
    (Algunos ayuntamientos lo hacían, aunque ya no se si lo siguen haciendo)
    Saludos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *